Ceros y unos

En Vigo, hace unos días.

Ceros y unos. Unos y ceros. Así es la eternidad resumida en la oscuridad del universo. Ojalá fuera un cero. No tengo solución. Soy un menos uno sin remedio por mucho complemento a uno que me apliquen.

El silencio es el comienzo de una aventura sin final y sin objetivo: una silla vacía en un viejo y olvidado desván. Nadie oirá los lamentos de las paredes: no se estaría cuerdo.

Ceros y unos escritos en la pizarra estaban: yacen borrados en la memoria para no recordar. Ojalá la botella sirviera para olvidar. Quien fuera ordenador. Cómo uno se puede apagar.

La secuencia es infinita, y la historia se repite con el mismo final: un cero o un uno.  por qué sigo insistiendo en ser un menos uno.

Anuncios

Acerca de silencioparasiempre

nothing
Esta entrada fue publicada en delirios y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.