Sueño erótico

Ahora, os voy a contar un sueño erótico (¿Erótico? ¿Eró..? ). Uno que me ha calado. (He dicho calado, ¡Qué mal, qué mal debo de estar!). Lo tuve hará unos 8 o 9 años. En mi sueño, tenía un negocio en un local espacioso y muy agradable. De qué era el negocio, ni en el sueño lo sabía. Recuerdo que era invierno, y era una mañana no muy fría y despejada. Entró por la puerta del local una mujer. Era alta, y tenía un cuerpo espectacular. Muy guapa de cara, y atractiva, y con una sonrisa celestial. Sinceramente, ni en mi vida, ni en TV, ni en el cine, ni en Internet, había visto una mujer igual. Al mirarnos, sabíamos que algo bueno nos iba a suceder. Se acercó lentamente, de forma elegante y sensual. Cuando iba a preguntarme algo, con esa sonrisa de ángel, como no, inexorablemente, sonó el despertador.

Durante unas dos semanas, todos los días, intentaba recordar el sueño, mejor dicho, continuar con el sueño donde lo había dejado; pero nada de nada. No hubo forma. Desde aquella supe que mi inconsciente era tonto perdido. (Bueno, suponer que mi consciente, va más allá, es mucho suponer.) Para una vez que iba a tener un sueño erótico como Dios manda, mi inconsciente me lleva por donde le sale de las…

Anuncios

Acerca de silencioparasiempre

nothing
Esta entrada fue publicada en pesadillas de adulto y etiquetada . Guarda el enlace permanente.