Sin esperanza

En Vigo, 18 de marzo

No puedo evitarlo. No puedo evitar ser quien soy,  no puedo evitar sentir esta pasión. La calle está desierta a primeras horas del alba. Y la primavera anuncia su llegada con el trinar de las pequeñas aves. Es un nuevo día como otro día cualquiera. Y no, no puedo evitar recordar el pasado, no puedo evitar sentir lo que siento, a pesar de no saber muy bien que hacer con ello, y no, no puedo evitar llorar en silencio. Destino aferrado al que no llega ninguna puerta, ni ventana, ni un aliento.

Ojalá fuese una piedra abandonada en una carretera secundaria, o un arbusto de un pequeño jardín al que la maleza no deja mostrar. Ojalá fuera lo que fuese sin ser lo que soy: unas palabras al viento que la lluvia borrará de la memoria, y que nadie jamás pronunciará.

 Sigue lloviendo a pesar de que es primavera y hace tiempo que ha salido sol. No, no puedo evitarlo, y aquí estoy, un nuevo día como cualquier otro día, sin esperanza y en silencio.

Anuncios

Acerca de silencioparasiempre

nothing
Esta entrada fue publicada en delirios, escritos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.