Delirios de grandeza

En Vigo a 25 de marzo

Sí, lo reconozco. A veces me gustaría ser más inteligente, y sobre todo más listo. Tener una gran habilidad en manualidades y bricolaje. Poseer cierto talento musical, tocar el piano, el violín y el violonchelo, y por supuesto, componer música.

Quizá ser algo más alto. Estar más cachas. Ser más guapo, y más atractivo. Resultar irresistible. Que el color de mis ojos fuesen verdes y mentirosos. ¡Y si me pongo en plan burro!, ¡ser sexualmente inagotable!

Sí. A veces resulto ser más burro de lo que ya soy. Hasta llego a rebuznar ¡iiiooooo iiiooooo! Y ponerme a cuatro patas y decir ¡guau guau! como un perro más. Ser un viejo verde seboso, y estar todo el día babeando por las jovencitas de dieciocho, hasta puede que tuviera su aquel.

Entonces me pregunto si sería yo. Si serían éstas mis palabras. ¿A dónde irían mis sentimientos? ¿Me apasionarías como me apasionas? Seguramente estarías loquita por mis huesos. Y yo seguramente sería feliz, un capullo y cabrón feliz, ¿acaso iba a echar de menos mis debilidades e inseguridades, todos los fracasos e insatisfacciones?

Entonces, me pregunto si tengo algo, como si la cuestión estuviera en tener o en poseer, ¿acaso puedo ir con mis sentimientos al mercado de valores? (Seguramente la bolsa sería más estable, xd), si soy algo. Si hay algo por lo que merezca la pena levantarse cada mañana.

Pues claro, no puedo evitarlo, que clase de escorpio sería si no fuese apasionado. Si lo que me llena la vida son mis pasiones. Si a pesar de estar amargado, aún tengo esperanzas. Es un tesoro, y me considero afortunado por ello. Afortunado de que me apasiones, y agradecido, aunque sea en silencio, de ser como soy, y sentir lo que siento.

Anuncios

Acerca de silencioparasiempre

nothing
Esta entrada fue publicada en delirios, escritos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.