Rayitas verdes

En Vigo, 14 de abril

Descargando archivos, uno tras otro, como un autómata, como un ser compulsivo. Y almaceno, y almaceno como si fuera hormiga trabajadora para el invierno. Ojalá fuera algo porno, lo que tendría mucho sentido, y la vida me estamparía una sonrisa en la cara de oreja a oreja, y andaría por la calle bien empalmado como lanza en ristre y babeando como un cerdo tras las minifaldas, y no como un chepudo tristón, solitario, psicópata y amargado.

Y después leo y releo para aprender lo que nunca sabré. Uno tras otro. Y pruebo, y pruebo para demostrarme que algo de estúpida inteligencia puedo hallar en mí. Pero no. Sólo es vana ilusión de creerse que por leer y por probar y por aprender, ya lo es todo. Pues no. Hace falta pasión, hace falta inteligencia, hace falta creatividad. La pasión quizá la tuve, lo demás… mejor callarse que se me da bien.

Con el XP me llamaban rayitas verdes, ahora con el Windows 7 que no hay rayitas… ¿qué será de mi pobre existencia?  Caminaré más cabizbajo si cabe hasta que sean jorobas de camello.  Tal vez debería de ponerme la camisa de fuerza de mi taquilla, y observar boquiabierto y ensimismado para lo alto del techo.

Rayitas verdes me llamaban… ahora… ni una insignificante rayita verde. Triste y absurda existencia. Es de suponer que me la he ganado.

Anuncios

Acerca de silencioparasiempre

nothing
Esta entrada fue publicada en delirios y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.